Despegues y Aterrizajes Combustibles: construyendo el futuro Rosario Avilés

17 - octubre - 2017 | 8:17 am

Despegues y Aterrizajes

Combustibles: construyendo el futuro

Rosario Avilés

Uno de los grandes problemas del transporte aéreo como industria es el combustible. De hecho, este insumo constituye el principal costo y tal vez el mayor reto hacia el futuro para la industria que –en opinión de los expertos- “está condenada a crecer, como pocas en los siguientes años”.

Y es que, poco a poco, el transporte aéreo ha ido evolucionando y su crecimiento muestra como en pocos casos, el significado de globalización. En el 2034, dice la Organización de Aviación Civil (OACI) tendremos 7 mil millones de personas volando cada año alrededor del globo: para hacer negocios, para emigrar, para regresar o simplemente, para turistear. En todo caso, esta cifra es semejante a la población actual del mundo.

La forma cómo los aviones se moverán en el futuro es crucial. Cada vez que hay una crisis de combustible, cada vez que el precio del crudo se dispara, vemos cómo el transporte aéreo sufre las consecuencias con turbulencias que a veces han resultado en pérdidas económicas inmensas.

A esto se aúnan los efectos que los combustibles derivados del petróleo tienen sobre el cambio climático. Aunque se estima que la contribución de las aeronaves comerciales a la contaminación por dióxido de carbono (CO2) es de entre 3 y 3.5  por ciento, lo cierto es que desde hace años que la industria de transporte aéreo (representada en la Asociación de Transporte Aéreo Internacional, IATA) y los gobiernos de 191 países que participan en la OACI, han decidido tomar cartas en el asunto.

De ahí que, por segunda ocasión, estos países se reúnan y esta vez lo hicieron en México, auspiciados por Aeropuertos y Servicios Auxiliares que dirige Alfonso Sarabia de la Garza, para llevar a cabo la 2ª. Conferencia sobre Aviación y Combustibles Alternativos (CAAF/2), cuyo secretariado encabezó el mexicano Roberto Kobeh González, ex presidente de OACI y actual director de Seneam, como un reconocimiento a su liderazgo en el sector aéreo.

En esta ocasión, los representantes de los diversos países se centraron en cuatro

temas: 1) Desarrollo en investigación y certificación de combustibles sostenibles

para la aviación (SAF, por sus siglas en inglés); 2) financiamiento y programas de

apoyo; 3) retos y esquemas de las políticas públicas y 4) definición de la visión de OACI en torno a los combustibles y sus futuros objetivos.

En resumen, las delegaciones de los 191 países participantes acordaron iniciar la estandarización de regulaciones para combustibles alternos, la transición hacia un mercado de las alternativas y la producción de biocombustibles provenientes de fuentes renovables.

En esta reunión se expresaron las diversas visiones sobre el tema, que van desde la preocupación de los países europeos por desarrollar alternativas amigables con el medio ambiente, hasta la de Estados Unidos por hacer un mercado competitivo y con costos eficientes.

Lo que ha quedado claro, sin embargo, es la necesidad de trabajar conjuntamente en el tema y que exista un organismo (la misma OACI), que vigile y oriente el desarrollo de estos combustibles, que no sólo ayudarán a mejorar el medio ambiente, sino a hacer de esta industria del transporte aéreo un sector mucho menos vulnerable a los vaivenes del precio del petróleo, con lo cual sin duda alcanzará un estatus mucho más autónomo y sostenible.

Las propuestas del CAAF/2 serán presentadas ante el Consejo General de la OACI, cuyo presidente estuvo en el inauguración de esta reunión, para que el pleno de la organización las adopte e implemente. Gran cosa que nuestro país se erija como el anfitrión de este tipo de reuniones enfocadas a transformar el mundo.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles.

Despegues y Aterrizajes American Airlines: la vista en el futuro Rosario Avilés

4 - octubre - 2017 | 10:11 am

Despegues y Aterrizajes

American Airlines: la vista en el futuro

Rosario Avilés

Una de las grandes sorpresas de los últimos tiempos, ha sido la forma como las aerolíneas han sorteado la crisis derivada del 11-S y las plagas que lo siguieron (incluida la crisis de la influenza, el alza del combustible por encima de los 100 dólares y otras), pero sobre todo, cómo fue que de ser una industria de constantes pérdidas económicas se está convirtiendo en una de rentabilidades que, en el caso de American Airlines, llaman poderosamente la atención.

Doug Parker, el CEO de esta aerolínea con 90 años de operación, afirma con toda seguridad que lo importante para mantener el paso y lograr ganancias récord no es detenerse en el detalle sino mirar hacia el futuro sabiendo que los resultados van a llegar.

Y véase si no: entre 1978, año de la famosa desregulación aérea que emprendió Ronald Regan y desató la guerra de tarifas y la oleada de quiebras más espectacular que se recuerde, y 2013, es decir, hace apenas 4 años cuando American Airlines y USA Airways se fusionaron, la compañía tuvo ganancias 1,000 millones de dólares.  Esto es resultado del balance entre los años buenos y los años malos que ocurrieron en esta etapa.

Sin embargo, a partir de 2013 las cosas cambiaron. La mezcla de tecnología, una nueva cultura laboral, la introducción de una visión basada en tener el mejor producto para cualquier tipo de cliente que solicite el servicio y una atención al detalle que promueve eficiencias en todos los órdenes, lograron que en estos cuatro años los beneficios sumen 19,200 millones de dólares.

La apuesta de Parker parece increíble: mantener la vista fija en el futuro y apostar por que nunca se regresará al tiempo de las pérdidas. Tener una estrategia bien plantada en los diversos aspectos pero no perder el tiempo en nimiedades de coyuntura.

De esta forma, American apuesta al cambio de cultura: esto, dice Parker, no se logra con dinero sino con liderazgo. La incorporación de tecnología implica estar siempre buscando la forma de hacerlo mejor, integrando sistemas, usando la big data para analizar el único y mejor propósito de la empresa: el servicio al cliente para que encuentre justo lo que necesita.

Estamos hablando de que AA se está convirtiendo en ese tipo de empresa “Starbucks”, o sea: al cliente lo que pida, diferenciado y segmentado para que no pague por lo que no quiere y para que encuentre justo lo que está buscando. El 13 por ciento de sus pasajeros vuela constantemente y el ingreso de la empresa depende en un 44 por ciento de ello, pero el resto es una oportunidad inmensa de ganar clientes frecuentes.

En cuanto a sus mercados, el 76 por ciento de los usuarios vuelan dentro de Estados Unidos pero el 24 por ciento de quienes vuelan hacia el mundo tienen a su disposición no sólo la oferta propia sino la que proveen las alianzas, códigos compartidos y joint-ventures que American ha construido en estos años.

De hecho, la geopolítica de AA  incluye una fuerte presencia en Asia, en particular en China cuyo mercado ven con mayor potencial cada día, pero también Europa, Australia y América Latina en donde sólo esperan las autorizaciones correspondientes para incrementar su  ya de por sí fuerte presencia de la mano de LATAM.

En fin, que tendremos en adelante mucho qué contar sobre esta aerolínea que está haciendo historia y mostrando ser vanguardia una vez más.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

La otra tragedia: Despegues y Aterrizajes, por Rosario Avilés

27 - septiembre - 2017 | 8:10 am

Despegues y Aterrizajes

La otra tragedia

Rosario Avilés

Los sismos del 7 y 19 de septiembre que acabamos de vivir, donde por cierto salió a relucir la capacidad de respuesta que tienen nuestras instituciones en el medio de la aviación, ocultaron, sin embargo, una tragedia que enluta a nuestra industria y que tiene que ver con la esperanza del país: los estudiantes y las escuelas de aviación.

Antes que nada, conviene hacer un reconocimiento a quienes inmediatamente después del sismo hicieron su trabajo con una disciplina que habla muy bien de los protocolos de seguridad en el aeropuerto, incluido el traslado de los controladores y técnicos a la torre de la T2 y el regreso a la torre principal para estar completamente seguros de que no había ningún riesgo en los edificios.

Pero volvamos al tema que nos ocupa: El día 1 de septiembre el estudiante Jesús Fernando Rivera, de 20 años, y su instructor de vuelo, Hugo Acuña, de 21, hicieron la ruta Acapulco-Zihuatanejo y regreso en un Cessna 152, matrícula XB-MZN. Justo media hora antes de llegar a Acapulco se les presentó clima adverso, al punto de declararse en emergencia. A partir de entonces se perdió su señal en el radar y no volvieron a tener comunicación… la aeronave se perdió y es hora que no se han encontrado ni la avioneta ni los ocupantes, ni siquiera los restos de ellos.

La Escuela de Aviación México es la propietaria de este aparato y el instructor era parte de su cuerpo docente. Por desgracia, la escuela no ha tenido una respuesta a la altura de las circunstancias e inapropiadamente sus representantes le han pedido a una familia desesperada, que no acuda ni a los medios de comunicación ni a las redes sociales para dar aviso de estos hechos.

Hay que mencionar que tanto el director de Protección Civil de Acapulco como la Secretaría de Marina han sido sensibles a esta situación, movilizando hasta donde les fue posible a sus fuerzas de búsqueda, pero desafortunadamente sin resultados.

Hay indicios de que la Escuela no las tiene todas consigo. Un video que ha circulado en redes donde supuestamente se ve el tablero de la misma avioneta Cessna que desapareció, muestra el horizonte artificial dando vueltas por falla en pleno vuelo. Este es uno de los instrumentos clave pues indica la actitud de vuelo y la posibilidad de que hubiese una falla de este tipo incrementa el sufrimiento de los familiares del alumno.

Por ello, conviene que se hagan las investigaciones pertinentes y que la autoridad aeronáutica se involucre de lleno en este asunto para deslindar responsabilidades.

Desde junio pasado, directivos del Colegio de Pilotos Aviadores llamaron la atención respecto a la necesidad de intervenir en las instituciones docentes de aviación pues, según Ángel Domínguez, del cuerpo directivo del CPAM, apenas entre el 20 y 25 por ciento de las escuelas de aviación del país cuentan con los estándares óptimos que marca el reglamento de educación técnica aeronáutica.

Tradicionalmente la Escuela México ha sido reconocida, pero es indispensable que sus directivos no se desentiendan de este caso pues con ello se ponen en entredicho su prestigio. Asimismo, tanto la Secretaría de Educación Pública como la Dirección de Aeronáutica Civil deben intervenir para investigar el asunto.

Hay un padre de familia que ha estado buscando el apoyo de todos estos agentes involucrados y que debe ser atendido. En medio de la tragedia de los sismos que enluta a tantos hogares, también tenemos que seguir velando por la seguridad en la aviación. Es indispensable que atiendan este caso.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

Roberto Kobeh: un mexicano eminente, Despegues y Aterrizajes por Rosario Avilés

19 - septiembre - 2017 | 8:13 am

Despegues y Aterrizajes

Roberto Kobeh: un mexicano eminente

Rosario Avilés

Cada año, el Senado de la República otorga la presea Belisario Domínguez. Esta es una condecoración que fue establecida en 1953 por el entonces presidente de la República Adolfo Ruíz Cortines, en memoria de un ilustre chiapaneco, el Senador Belisario Domínguez, quien se opuso a la dictadura de Victoriano Huerta.

Se dice fácil, pero Domínguez hizo frente a un entorno de terror que impuso este dictador quien, para hacerse con el poder, mandó asesinar a Francisco I Madero y José María Pino Suárez, entre otros demócratas y se instaló en el poder con el fin –decía él- de “restaurar el orden”. El Senador Domínguez usó la tribuna del Senado para denunciar éste y otros atropellos y por ello pagó las consecuencias, ya que asesinado.

La medalla fue instituida a mediados del siglo pasado y se otorga “para premiar a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de nuestra Patria o de la Humanidad”. De entonces a la fecha se ha premiado con ella a personajes de diversas disciplinas, entre quienes destacan los pintores Rufino Tamayo y el Dr Atl; los poetas Andrés Henestrosa y Jaime Sabines; el periodista Miguel Ángel Granados Chapa; el escritor Carlos Fuentes y los historiadores Miguel León Portilla, Luis González y González, al Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Alberto Bailléres González, entre otros.

Cada siete de octubre, aniversario del martirio de Domínguez, el Senado de la República hace entrega de este galardón y este año tiene frente a sí la propuesta de un mexicano eminente.

La Sociedad de exalumnos de la Escuela de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) del Instituto Politécnico Nacional, propuso oficialmente al Ingeniero Roberto Kobeh González, quien ahora ocupa el cargo de director de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), para recibir la medalla Belisario Domínguez.

A esta postulación se unieron diversas asociaciones de ingenieros quienes entregarán una carta formal al Senado, mostrando las razones por las cuales el Ingeniero Kobeh merece recibir esta distinción.

Es difícil que los mexicanos reconozcamos a quienes han hecho una carrera importante en el extranjero. Pero Roberto Kobeh no sólo ha sido un distinguido profesional de la Aeronáutica en México, nos ha representado en la máxima organización de la aviación civil del mundo, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), organismo en el cual primero fungió como representante de México y miembro del Consejo Directivo y durante siete años Presidente del Consejo de esta Organización, lo que equivale a la ONU de la Aviación, logrando con ello alcanzar la mayor distinción que un mexicano ha alcanzado en el mundo aeronáutico global.

Desde este lugar, Roberto Kobeh trabajó de una manera inusual porque todos los países del orbe se integren con un alto grado de desarrollo y ninguno se quede atrás. La forma como apoyó no sólo a América Latina por hacerla crecer en su profesionalización, sino a países absolutamente abandonados, como muchos del continente africano, mostraron que no sólo era capaz de liderear una actividad de vanguardia, sino hacer participar de ello a todos los países del orbe para que la aviación y su alta tecnología no sea privilegio de unos cuantos, sino un medio de desarrollo para todos.

Por ello, y por haber puesto muy en alto el nombre de México, Roberto Kobeh González, un ilustre chiapaneco como lo fue Belisario Domínguez, merece el más alto reconocimiento del Senado de la República. Es hora de que México reconozca a quienes han contribuido a hacerlo grande en actividades tan importantes como el transporte aéreo.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

Transporte aéreo: ¿se acabó la montaña rusa?: Despegues y Aterrizajes, por Rosario Avilés

12 - septiembre - 2017 | 7:51 am

Despegues y Aterrizajes

Transporte aéreo: ¿se acabó la montaña rusa?

Rosario Avilés

El siglo XXI inició con fuertes sacudidas para el transporte aéreo mundial. Del 9/11 a la influenza y a la crisis del súper precio del combustible; de la emergencia del bajo costo, a la inmersión en las nuevas tecnologías, los primeros diez años de este siglo fueron una verdadera “montaña rusa”, donde desaparecieron algunas de las más emblemáticas aerolíneas y emergieron nuevos modelos que se han ido consolidando.

Los años recientes, sin embargo, han sido de crecimiento con estabilidad, de rentabilidades como nunca se han conocido en el pasado, de consolidación de alianzas y de índices de seguridad cada vez mejores. Durante los últimos tres años en particular, el precio del crudo se ha mantenido en niveles bastante manejables y las ganancias de las principales aerolíneas parecían de lo más estable.

Pero este panorama no parece que durará para siempre y hay algunos signos de que las cosas podrían volver a la turbulencia, a pesar de que la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) habla de crecimientos récord en número de pasajeros y factor de ocupación en julio pasado.

Y es que hay una cuasi explosión de nuevas y mejores oportunidades para todos los viajeros. Como nunca, millones de personas tienen ahora la oportunidad de viajar en avión en aerolíneas para todos los segmentos. Las nuevas propuestas de bajo costo y largo alcance harán que el número de viajeros crezca aún más, pero eso no significa necesariamente más ganancias.

Y es que hay algunos factores que están incidiendo negativamente en los mercados del transporte aéreo y que deberán de tomarse en cuenta en los siguientes meses para no hacer pronósticos demasiado optimistas.

De acuerdo a los reportes de especialistas como la Airlines For America (A4A), las ganancias antes de impuestos de nueve aerolíneas estadounidenses disminuyeron casi 24 por ciento en el primer trimestre de este año, en comparación con el primer cuarto del 2016. Esto se debe al aumento de costos operativos que incluyen desde combustible y salarios hasta el propio mantenimiento que en conjunto aumentaron 9.1 por ciento, mientras que las ganancias sólo crecieron 4.2 por ciento.

Por supuesto que esto se refleja en los mercados de valores: el índice de S&P de las cinco mayores aerolíneas de los Estados Unidos cayó 7.5 por ciento en agosto y uno de los factores a los que se atribuye este descalabro es al reinicio de la guerra de tarifas que parecía desterrado.

Otro de los factores en juego ha sido el incremento moderado pero sostenido de los combustibles. No ha llegado aún el momento en que los biocombustibles se conviertan en una alternativa y es probable que esto tarde mucho tiempo, porque sólo cuando el precio del crudo se va al cielo es que las inversiones para desarrollar estas alternativas tienen presión para fluir con rapidez.

Otro de los elementos que juega en estas ecuaciones son las contingencias, como la del Huracán Harvey que tuvo un impacto directo en el suministro de turbosina pero también provocó cancelaciones de vuelos. Aún es pronto para saber el impacto de los huracanes Irma, Katia y José, pero sin duda serán una fuerte sacudida para el sector transporte aéreo y también la destrucción de infraestructura aeroportuaria.

En fin, que el transporte aéreo siempre está sujeto a contingencias y aunque el panorama es bueno en lo general pues se vislumbra crecimiento, las formas como éste se dará traerán sorpresas tanto para operadores de aerolíneas como para armadoras de aviones, desarrolladores de infraestructura y –ojalá- para quienes suministran combustible. Ya lo reseñaremos.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles.

El espacio es el límite: Despegues y Aterrizajes, por Rosario Avilés

5 - septiembre - 2017 | 8:13 am

Despegues y Aterrizajes

El espacio es el límite

Rosario Avilés

Hace apenas 15 años nadie hubiera apostado por la presencia de México en el sector aeroespacial y menos aún su incursión en el espacio exterior. De hecho, el sector transporte aéreo vivió sus peores momentos en los primeros doce años de esta década y nada auguraba que habría de recuperarse y crecer una vez más.

Pero ahora, del 4 al 10 de octubre próximo nuestro país realizará la V Semana Mundial del Espacio (SEM) que este año tiene el lema “Explorando nuevos mundos” y cuya organización está a cargo de la Agencia Espacial Mexicana.

En esta edición de la Semana se promoverán actividades sobre ciencia y tecnología espacial en todo el país, con el apoyo de los Consejos Estatales de Ciencia y Tecnología, Instituciones Académicas, organizaciones de la sociedad civil y el Congreso de la Unión, entre otros.

Entre las actividades que se realizarán se encuentran conferencias, talleres, demostraciones, simuladores, proyecciones, exposiciones científico-artísticas, concursos, foros de debate, etc. donde se mostrará y discutirá el futuro de México en el espacio.

Sin esperar a que estos temas se discutan, empero, nuestro país ya incursiona en estos ámbitos. Muestra de ello es el Congreso “México hacia Marte” que se realizará del 6 al 8 de septiembre en el Centro Nacional de las Artes (CNA), y cuyo objetivo es analizar las formas como nuestro país se unirá al proyecto estadounidense previsto para 2030: viajar al planeta rojo.

La idea en este caso es reunir a jóvenes interesados en los campos de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (ESTEM, por sus siglas en inglés) que escucharán a expertos aeroespaciales de nivel mundial.

En este punto vale resaltar que varios de estos especialistas son mexicanos que han destacado en estos campos. Por ejemplo, el doctor Rafael Navarro González, único compatriota que participó en la misión espacial Mars Science Laboratory con el robot Curiosity. También estará Carlos Salicrup, exmiembro de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores y hoy vicepresidente de la Asociación Iberoamericana de Medicina Aeroespacial.

También vendrán científicos de otros países, investigadores de la NASA, de la Mars Society y de Space X, empresa que está preparando los viajes a Marte para los pioneros.

El III Congreso de Medicina Aeroespacial es otro de los acontecimientos que se espera realizar en el marco de la Semana Mundial del Espacio y a ello se le sumará el programa Niña STEM, una iniciativa de las Naciones Unidas que ha sido secundada por múltiples organismos a nivel mundial, con el objeto de involucrar a las niñas en actividades relacionadas con las ciencias, ingeniería,  tecnología y matemáticas.

Como se recordará, recientemente la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) firmaron un convenio para desarrollar programas tendientes a entusiasmar a las niñas en estas disciplinas para que en el futuro contemos con muchas profesionales que contribuyan a desarrollar nuestras habilidades aeroespaciales.

Este programa busca reforzar lo que hasta ahora se ha logrado con el programa STEM para adolescentes y jóvenes, iniciado desde 2015 con la participación de la US Mexico Foundation y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que ha empezado a rendir sus frutos con la incorporación de jóvenes mujeres a las carreras de ingeniería aeronáutica y espacial, entre otras.

En el marco de estas celebraciones, también se realizará un “Concierto Espacial”, ofrecido por la Orquesta Sinfónica de la BUAP, el 24 de septiembre en el CNA , con obras clásicas de Holst, Mozart y Wagner y modernas, desde 2001 Odisea del Espacio hasta Star Wars de John Williams. Existe, pues, para nuestro país todo un universo por descubrir.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles.

Mexicana de Aviación: ¡presente!, Despegues y Aterrizajes por Rosario Avilés

29 - agosto - 2017 | 8:10 am

Despegues y Aterrizajes

Mexicana de Aviación: ¡presente!

Rosario Avilés

Después de siete largos años, el conflicto que llevó a Mexicana de Aviación al cese de sus operaciones parece no tener fin. Hay al menos 8,650 trabajadores que no han recibido su liquidación, algunos cientos de jubilados y muchos trabajadores y pequeños empresarios, afectados indirectos, cuyas demandas no se han satisfecho y que son la manifestación expresa y tangible de una justicia que ha tardado demasiado tiempo en llegar.

El día de ayer los representantes de trabajadores de tierra, pilotos y sobrecargos hicieron un recordatorio de estos hechos y mostraron la realidad que hoy tienen enfrente: muchos de quienes laboraban en Mexicana han sido absorbidos por Aeroméxico, por Interjet o Volaris; muchos más se han ido al extranjero o trabajan en otras cosas. Algunos se quedaron sin empleo y los jubilados, a quienes el exdueño de Grupo Posadas, Gastón Azcárraga, les hizo perdedizos sus ahorros de pensionados, sobreviven como sea. Ninguno ha cobrado su liquidación.

No podemos soslayar que varios de quienes tuvieron en sus manos la responsabilidad de estos hechos andan por las calles (de México o de Nueva York) circulando alegremente, sin que los dramas específicos de estas personas de carne y hueso lleguen a conmoverlos. Al fin y al cabo –como diría Stalin- “un muerto es una tragedia, un millón de muertos es una estadística”.

Pero estos responsables llevarán siempre sobre sus espaldas la suerte de quienes dejaron en el camino familias, vida, estudios de sus hijos, casa, salud –y en una palabra: futuro- sólo porque en este país no conocemos aún el significado de la palabra justicia.

Nunca podremos olvidar que el gobierno de Felipe Calderón, personaje que sigue buscando el poder, faltó a sus deberes como jefe de Estado y permitió que una empresa concesionaria de servicios públicos dejara de volar y fuera traspasada a personas ajenas, con lo cual los directamente responsables del quebranto de Mexicana escurrieron el bulto.

Nunca más se deberá permitir que una empresa concesionaria de servicios aéreos deje de volar porque, como ya vimos, esto afecta a personas, familias concretas, ciudades, regiones, terceros implicados, todo lo cual implica pérdidas netas para nuestro país.

Por ello es que las ocurrencias de instancias como la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), de legisladores que no conocen el tema, o de cualquier otro espontáneo de la plaza, no deberían ser aceptables. Recién ahora estamos recuperando la senda del crecimiento y la estabilidad y atender a las peregrinas ideas de quienes desde la barrera asisten al espectáculo, no es bueno para nadie.

Lo que está pendiente es la liquidación de quienes no han recibido aún este mínimo reconocimiento a su trabajo, en la que fuera la Primera Línea Aérea de Latinoamérica. Resarcir los daños, castigar a los responsables y anular las irregularidades que han permitido tantos años de impunidad a los exfuncionarios y directivos de lo que fuera Mexicana, son asignaturas pendientes que con justa razón alegan los afectados.

Como expresó el líder de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA de México), Mario González Aguilera, la base de mantenimiento MRO Services, tiene un valor aproximado de 120 millones de dólares y su venta puede ser la forma como se retribuya, aunque sea mínimamente, el trabajo y el sufrimiento de las familias que resultaron afectadas con el cese de operaciones de Mexicana.

Aún no se ha llegado al punto de declarar una quiebra en firme. Hay quien todavía piensa que la empresa puede resurgir. Sea una cosa u otra, ya no debemos esperar más para que los afectados reciban una compensación. Y algo muy importante: la división y la guerra entre trabajadores no ayuda en nada a recuperar algo de lo perdido, sólo beneficia a quienes siguen gozando de la impunidad.

Lo oí en 123.45: Mexicana de Aviación ¡presente!. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

American Airlines: 75 años en México: Despegues y Aterrizajes, por Rosario Avilés

22 - agosto - 2017 | 8:07 am

Despegues y Aterrizajes

American Airlines: 75 años en México

Rosario Avilés

American Airlines tuvo un inicio de película. Fue nada menos que Charles Lindbergh, el gran aviador que cruzó por vez primera sin escalas el Atlántico, quien tripuló su primer vuelo para transportar el correo entre St. Louis Misourri y Chicago.

Como Mexicana de Aviación, que nació con un ruta postal para después transformarse en aerolínea comercial, American dio el gran salto en 1934, el mismo año en que nacía Aeronaves de México.

Fue entonces cuando, como resultado de la fusión de más de 80 pequeñas aerolíneas, American iniciaría su carrera para convertirse en una de las más grandes y sólidas empresas de aviación en el mundo.

Fue una de las cuatro grandes empresas que aquellos primeros años de la aviación estadounidense, permitieron a ese país convertirse en el más importante en cuanto a la dimensión de su aviación, tanto hacia dentro del país como hacia fuera.

Con los años, American halló una vocación expansiva hacia América Latina que afianzó su posición, a la par que crecía por el mundo, lo que hoy le permite volar a 350 ciudades en 54 países con 6,700 vuelos diarios.

American ha pasado por todo tipo de vicisitudes. Ha entrado en Capítulo XI de la Ley de Quiebras, de la que salió airosa; fue una de las más golpeadas con los ataques terroristas del S-11 y se ha fusionado con diversas aerolíneas a lo largo de los años. Las fusiones más notables fueron la de Trans World Airlines (la famosa TWA), en 2001 y en 2013 con USAirways, con la cual creó la aerolínea más grande de los Estados Unidos.

Hoy en día, American tiene más de 115 mil empleados en todo el mundo y forma parte de la alianza OneWorld, que incluye a British Airways, Iberia, Cathay Pacific, Canadian y Qantas, entre otras, y representa uno de los conglomerados globales más importantes por su número de vuelos, frecuencias, destinos y alcances en todo el mundo.

En México, American Airlines está cumpliendo 75 años de operaciones ininterrumpidas. Es más de lo que puede presumir cualquier otra aerolínea. Tiene el orgullo de ser la empresa aérea en México que cuenta con una mujer al frente de sus operaciones, Tony Gutiérrez, quien además es mexicana y ha logrado alcanzar los niveles de alta dirección merced a su capacidad y talento.

Este 8 de septiembre será la fecha en que se celebrarán los 75 años del primer vuelo entre Dallas y Monterrey, con destino continuo a la Ciudad de México, con lo cual American se convirtió en la primera aerolínea comercial extranjera en volar a nuestro país y lo hizo con 20 empleados entre México y Monterrey, que al cabo de un año habían llegado a ser 168.

Hoy en día American tiene en México más de mil empleados y ofrece más vuelos desde Estados Unidos a nuestro país que a cualquier otro país del mundo. Actualmente suma 115 vuelos diarios en 21 aeropuertos mexicanos desde 9 ciudades estadounidenses y transporta 4.6 millones de pasajeros anuales entre ambos países.

Ha sabido aprovechar, como nadie, las oportunidades que se le han ofrecido a lo largo de los años, para cubrir las rutas que conecten diversos pares de ciudades entre México y Estados Unidos.

Sin duda, American está llamada a ser una de las grandes figuras de la aviación en México en el siglo XXI, por su constancia, su apuesta por nuestros destinos nacionales y porque demuestra cada día lo importante que es mantener la relación económica entre México y los Estados Unidos, al margen de cualquier turbulencia pasajera.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

Los desafíos tecnológicos: Despegues y Aterrizajes, por Rosario Avilés

15 - agosto - 2017 | 1:02 pm

Despegues y Aterrizajes

Los desafíos tecnológicos

Rosario Avilés

Muchas cosas están cambiando en el mundo de los negocios gracias a las nuevas tecnologías y al acceso que cada vez más seres humanos tienen a ella. Ello está mostrando su lado positivo con la creación de nuevas aplicaciones y el incremento en la oferta de todo tipo de soluciones a diversos problemas, pero también tiene un lado oscuro, pues implica para muchos la pérdida de empleos y vacíos legales que pueden crear escenarios peligrosos.

Hoy en día se discuten las consecuencias de innovaciones en servicios tipo Uber o Airbnb, o el uso del big data para detectar clientes y oportunidades de negocio. Y es un hecho que esto apenas empieza: hay incluso programas gubernamentales en muchos países para apoyar a las empresas en su proceso de digitalización.

Pero el rápido desarrollo de la tecnología está planteando también problemas de orden legal, ya que los procesos de legislación y normalización toman mucho más tiempo en aterrizar y no falta la legislación que queda obsoleta antes de que se promulgue, porque algún proceso tecnológico ha brincado a un siguiente nivel.

Un caso que toca a la aviación de una manera muy directa es el de los drones, o sistemas de aeronaves piloteadas a distancia (RPAS por sus siglas en inglés), cuya proliferación en los años recientes ha motivado diversas revisiones a la circular específica emitida en el 2010, pero que ha llegado ya el momento de transformar para darle profundidad y amplitud con una visión de largo plazo.

La propia autoridad aeronáutica ha hablado de la necesidad de establecer marcos normativos más potentes y está por salir la Norma Oficial Mexicana en la materia, que se pondrá a consulta para darle vigencia lo antes posible.

El asunto es que la proliferación de estos aparatos y la sofisticación cada día más grande empiezan a plantear problemas en primer lugar de seguridad en el espacio aéreo, pero seguido de una serie de temas también de mucha importancia: el derecho a la privacidad, por ejemplo, o el uso que se le pueda dar a estos aparatos al hacer labores de vigilancia o de rastreo que sólo debieran estar reservadas a las autoridades.

La actual circular sólo tiene alcance para que los drones de determinado tamaño se registren y sus operadores cuenten con licencia de piloto, así como limitar su operación en ciertas áreas o el transporte de determinados objetos.

De acuerdo a la empresa española de tecnología y logística Indra, los drones crecerán de manera exponencial en los siguientes años, debido a las necesidades de vigilancia y de manejo de mercancías, entre otros usos crecientes.

Indra diseña aeronaves propias no tripuladas. Al momento tiene dos: el helicóptero no tripulado Pelícano con un peso máximo de despegue de 200 kg. Y un rango de 100 km., el cual sirve para tareas de vigilancia en tierra y en el mar puesto que se puede llevar en grandes buques. La otra es la aeronave Mantis, ésta de ala fija, que pesa 6 kg. y es de muy fácil despliegue. Se usa para labores de vigilancia en áreas de 25 kilómetros.

Pero la empresa española ya está trabajando en el desarrollo de un avión opcionalmente tripulado (el Targus) que está basado en una aeronave actualmente en operación para vigilancia marítima.

Sin duda que el futuro nos depara muchas sorpresas en este tema. Ya se habla de aeronaves comerciales no tripuladas, aunque como bien apuntan los profesionales de esto: está por verse que las personas quieran subirse a un avión que carezca de comandante. Y tienen razón: quienes cuidan nuestras vidas en el aire seguirán siendo insustituibles.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles.

¿De quién son los slots?: Despegues y Aterrizajes, por Rosario Avilés

8 - agosto - 2017 | 8:43 am

Despegues y Aterrizajes

¿De quién son los slots?

Rosario Avilés

Desde hace tiempo que los constitucionalistas tendrían que haber emitido su opinión para dejar claro un asunto que ha derivado en peleas absurdas y desgastantes: ¿de quién son los slots? De la respuesta a este interrogante, emitido por un jurista cuya autoridad esté por encima de las ideologías y de los intereses de los diversos bandos, debería depender la certidumbre legal de la actividad aérea y con ello, el futuro del sector.

Un abogado con enorme prestigio en el tema aéreo, Pablo Casas, publicó recientemente un estudio donde desmenuza el tema y deja claro lo que para muchos es aún nebuloso: la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos establece muy claramente que el dominio del espacio aéreo y su gestión corresponde de forma directa, inalienable, inembargable e imprescriptible (ASÍ, CON TODAS ESTAS LETRAS) a la Nación mexicana y por lo tanto al gobierno mexicano.

Este párrafo está suscrito tal cual en el artículo 27 de la Constitución que aún nos rige, a pesar de que muchos funcionarios de comisiones como la Federal de Competencia Económica -Cofece- no quieran reconocerlo. Y es merced a este texto que nuestro país, la República Mexicana, continúa aún unida y a la que debemos el Estado y el gobierno que tenemos.

Si acaso no quisiéramos continuar teniendo dicha Constitución o este gobierno, estas normas, estos principios, este cuerpo fundacional, la propia carta magna establece la posibilidad de cambiarlos, pero sólo mediante formas democráticas específicas y no por decretos de organismos derivados de esta misma norma suprema, como sería la Cofece, porque sus integrantes, por muy listos o letrados que se sientan, no representan ni con mucho, a la mayoría de los mexicanos.

Independientemente del criterio de competencia, que puede ser o no válido, lo cierto es que hay puntos nodales que la resolución sobre el uso de slots en el Aeropuerto de la Ciudad de México (AICM), emitida hace unas semanas por ese organismo está tergiversando o, al menos, soslayando. Ordenar que el 10 por ciento de los slots se subasten al mejor postor sólo porque a ese pequeño grupo le parece buena idea y después porque no se usen en más del 85 por ciento de las ocasiones de una temporada, está basado en criterios muy  discutibles.

¿Por qué, de entrada, un 10 por ciento? ¿Por qué no 20, 50 o nada? La Cofece ni siquiera se molesta en explicarlo. Y luego decide que la puntualidad en el uso debe ser del 85 por ciento en cada temporada. ¿Alguno de sus miembros conoce -aunque sea de lejecitos, un aeropuerto? ¿Entienden la actividad aérea? ¿Se han molestado en acudir a conocer el Centro de Control México, a vivir una semana completa dentro del AICM para ver cómo funciona?

Subastar slots implica que estos “insumos esenciales” como les llama la Cofece, se conviertan en bienes de comercio, es decir, en bienes privados. Y la Constitución es clara y el artículo 16 de la Ley General de Bienes Nacionales también: “…las concesiones, permisos y autorizaciones sobre bienes sujetos al régimen de dominio público de la Federación, dentro de los que se encuentran el espacio aéreo situado sobre territorio nacional, no crean derechos reales de propiedad, sino que otorgan simplemente, el derecho a realizar los usos, aprovechamientos o explotaciones, de acuerdo con las reglas y condiciones que establezcan las leyes”, y en su artículo 13, la misma ley es determinante: “no se pueden enajenar, adquirir su propiedad por el paso del tiempo, ni embargar”.

Es por eso que los servicios de aterrizaje y despegue (slots) no son objeto de apropiación, ni de comercio. En ese sentido, el Estado mantiene el derecho de disposición sobre el bien o la vía general de comunicación, mientras que el operador aéreo tiene el derecho temporal de uso y usufructo quedando reservado al Estado el derecho de propiedad.

Dicho de otro modo: las empresas privadas, las aerolíneas, ayudan subsidiariamente al Estado a gestionar esos slots pero no los poseen. Subastarlos al mejor postor provocaría que quienes tienen más dinero se queden con la mayoría y eso, con todo respeto, no es competencia sino distorsión del mercado.

Hasta el momento tanto el AICM como Aeroméxico y otras aerolíneas dicen que se van a amparar contra esta resolución de Cofece. Hace días la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores dijo que haría lo propio. En realidad haría falta interponer una controversia constitucional. Sería interesante saber si la Suprema Corte de Justicia sigue creyendo en que la Constitución es la ley suprema que nos rige como Nación.

Y que de una vez por todas la Cofece deje de intervenir en un sector que nunca la ha necesitado para mantenerse en pie, que más bien ha sufrido de sus embates en momentos críticos y que derivado de sus resoluciones vio desaparecer a la aerolínea más antigua de este país. Con esos defensores para que queremos enemigos.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio. E-mail: raviles0829@gmail.com. Twitter:@charoaviles