Papa visita nacimiento de San Pedro y le cantan el «Cielito Lindo»

31 - diciembre - 2018 | 6:20 pm


Ciudad del Vaticano, 31 Diciembre

 

El Papa Francisco visitó hoy los monumentales adornos navideños colocados en el centro de la Plaza de San Pedro, y un nutrido grupo de fieles mexicanos que se reunieron allí le cantaron espontáneamente el «Cielito Lindo».

Tras concluir la celebración de las primeras vísperas con el canto del tradicional himno del “Te deum”, ante miles de personas congregadas en la Basílica vaticana, y poco después de las 18:20 horas locales (17:20 GMT), el pontífice salió hasta la plaza.

Mientras avanzaba, vestido de blanco y en medio de dos vallas que dividían a los feligreses a su izquierda y derecha, la banda de la Guardia Suiza Pontificia tocaba villancicos, pero los mexicanos parecieron competir con la música con su canto.

Además entonaron porras como “¡México, México, México!”, “¡Francisco, hermano, ya eres mexicano!” y en un momento comenzaron a cantar el himno a la Virgen morena La Guadalupana.

Bromeando con los presentes, acercándose a niños para bendecirlos y saludando a todos, llegó hasta el centro de la plancha asfáltica. Iba acompañado del cardenal Giuseppe Bertello, gobernador del Estado de la Ciudad del Vaticano; el limosnero pontificio, Konrad Krajevski y otros colaboradores.

Después pudo detenerse un momento frente al nacimiento gigante, que este año tiene la particularidad de haber sido esculpido en casi 800 toneladas de arena traída especialmente desde las playas del norte de Italia y compactadas junto con decenas de litros de agua con una puntillosa técnica.

El proyecto, intitulado “Sand Nativity”, fue donado al Papa por el municipio de Jesolo y los tres escultores del grupo “Sultans of sand” realizaron una obra de16 metros de ancho, por cinco de alto y seis de profundidad.

Junto al nacimiento también fue ubicado un árbol de Navidad de 25 metros de altura, un abeto rojo traído desde el Parque de las Dolomitas, ubicado en la región italiana de Friuli-Venecia-Julia.

Los artistas responsables de la realización de los adornos y del montaje tuvieron la oportunidad de saludar al líder católico, quien dedicó comentarios cercanos para cada uno, antes de despedirse y volver a su residencia en el Vaticano, la Casa Santa Marta.

La tradición del árbol de Navidad gigante en la Plaza de San Pedro no es tan antigua, data de 1982, cuando el Papa Juan Pablo II aceptó el regalo de un abeto de gran tamaño traído hasta Roma por un agricultor polaco que quiso homenajear a su compatriota pontífice.

Tanto el árbol como el nacimiento, como es tradición, serán las principales atracciones de Roma en estas fiestas decembrinas y podrán ser admirados gratuitamente en la Plaza de San Pedro hasta el 6 de enero próximo, cuando concluya el periodo navideño y sean desmontados.

NOTIMEX