El poder de la pluma / Lo que faltaba, encuestas manipuladas

9 - mayo - 2018 | 7:17 pm


El poder de la pluma

Lo que faltaba, encuestas manipuladas

Luis Kaim Gebara

No cabe duda que en este proceso electoral hay de todo, hay empresarios que se habían ido con la corriente que marcan las encuestas y daban a AMLO como ganador, aceptando la propuesta de Morena para instalar una mesa de diálogo sobre la construcción del aeropuerto de la Ciudad de México, la viabilidad no tenía por qué discutirse una vez que ya van adelantados los trabajos y con un candidato que le estaban dando trato de presidente.

No cabe duda que el señor López Obrador sabe venderse muy bien y que va más allá de lo que le corresponde como candidato. Se aprovecha del margen que le dan las encuestas con el segundo y tercer lugar.  Con la soberbia de quién se cree ganador.

Más tarde lo vimos asistir a la mesa de discusión que organizó Televisa y donde recibió trato de presidente a pesar de que no logra hilar de corrido dos oraciones. No cabe duda que tiene un muy buen equipo de comunicación política que lo mantiene siempre marcando agenda en los medios.

Las encuestas -muchas de ellas, manipuladas-, no falsean información, sin embargo al ser levantadas  en lugares estratégicos, las tendencias se irán hacía el partido que se pretende resaltar, tal es el caso de algunas delegaciones de la Ciudad de México, o en estados como Veracruz, Puebla o Estado de México.

—-

José Antonio Meade, ya entendió que tendrá que cambiar rápidamente el equipo de estrategia de comunicación política y reforzar esa área con nueva sangre que lo saque de la monotonía en la que había caído. No cabe duda, que con la entrada de René Juárez al frente del priismo, sabrá inyectar optimismo y ánimo para lograr que camine la maquinaria, que lo único que le hace falta es aceitarla y hacer algunos ajustes de tuercas y lograr con esto que el priismo jale en una sola vía y en una sola dirección,  los Pinos.

Durante el evento que organizaron en el edificio de insurgentes con una convocatoria bastante aceptable, vimos a un Meade ponerse el chaleco rojo que parece ser mágico, pues despertó al candidato, mismo que motivó  a los priistas a corear “vamos a ganar” y “Meade presidente”.

Con ese impulso asistió a la reunión con periodistas en el programa “Tercer grado”, donde las preguntas no fueron nada sencillas ni a modo y salió gracias a su preparación y a su trayectoria impecable dentro de la administración pública durante 25 años. Le pidió al auditorio a través de la televisión que piensen a futuro ya que la elección no es sobre el pasado.

Posteriormente asistió al circo romano que organizó otro medio de comunicación y le soltaron a los leones que se lo querían devorar, ahí demostró nuevamente de qué está hecho y contesto una tras otra las preguntas que le lanzaron los periodistas invitados que más que conocer las respuestas del candidato parecían tener línea para hacerlo fallar y obtener algún premio que por supuesto no era el Pullitzer.

Gracias a estas pruebas que pasó, pudo darse cuenta del contraste de sus propuestas con las de Andrés Manuel López Obrador, quien inexplicablemente sigue en el primer lugar de las preferencias aunque supuestamente con el margen que han manejado algunos encuestadores.

En la próxima entrega comentaremos como le fue a Ricardo Anaya con los de “tercer grado”.