El poder de la pluma / “No te calientes plancha”

26 - abril - 2018 | 6:51 pm


Luis Kaim Gebara

José Antonio Meade y Ricardo Anaya parecen decirle a Andrés Manuel López Obrador  “no te calientes plancha”, pues desde el debate no pasa ningún momento tranquilo y se muestra agresivo y muy lejos de su amor y paz, obviamente, no es para menos ya que no se preparó para el debate y prefirió abrir estampas, haciendo a un lado, la indispensable estrategia que debía seguir.

Su confianza que va en primer lugar en las encuestas, lo hicieron ver bastante mal ante unos 20 millones de espectadores que siguieron minuto a minuto en vivo el debate, mismo que tuvo  como moderadores a periodistas de la talla de, Azucena Uriosti, Dennise Maerker y Sergio Sarmiento; con lo que quedó una vez más demostrado, que la soberbia y el exceso de confianza son malas consejeras.

Ya se ha escrito mucho de los errores que cometió ese día Andrés Manuel López Obrador que no vale la pena recordarlos. Lo que sí es necesario mencionar, es que ante la necesidad de sentirse nuevamente triunfador, está pidiéndole a sus seguidores que vuelvan a la cargada con las redes y redoblando el esfuerzo.

Hoy que siente cercana el agua y que durante mucho tiempo se había dedicado a promover en las redes todo lo que se encuentra enfrente y aquello que se le ocurre destruir, no encuentra como salir de las cuerdas a las que el mismo se metió,  y hoy, sus adversarios lo mantienen a la defensiva. Claro todavía están muy lejos de haberlo doblado, pero si se lograr ver, que si se puede y hoy no sueltan el golpeteo.

López Obrador requiere explicar bien porque mintió con lo de sus departamentos, que bien podía haber reconocido su existencia; pero no, prefirió la salida rápida, la mentira.

El solo se metió o habrán sido los “genios” de su equipo de asesores los que lo aconsejaron sobre el tema de la “amnistía” y que hoy ya no encuentra la salida y que al tratar de explicar se hunde más.

Efectivamente después del debate Andrés Manuel López Obrador quedó tocado pero muy lejos todavía del knock out. Mientras no salgan las encuestas serias e independientes no podremos saber que tan grave fue el daño que sufrió, ni tampoco podemos saber cómo les fue a los otros.

Margarita Zavala y el Bronco, pueden  subir unos puntos pero hasta ahí. A Meade le sirvió el debate aunque no logró el knock out, si le sirvió para agarrar más confianza. Ricardo Anaya que se considera como el ganador del debate tampoco logra subir mucho.

Como bien dice en un tweet José Antonio Meade, no se entiende por qué la libertad de expresión es solo de un lado y del otro lado es guerra sucia. Definitivamente a López Obrador como le dijo Anaya debe tomarse un té de tila para calmar los nervios, pues ni su expresión corporal ni su expresión verbal lo ayudan, volvió otra vez al López Obrador que había logrado guardar en el closet pero que parece nuevamente anda suelto.

Tal parece que a Ricardo Anaya no lo deja tranquilo el asunto de Barreiro y su inmobiliaria, pues ahora brincó el océano y apareció en España el escándalo.

Ojalá se calmen las aguas electorales y se logren conocer más de las propuestas de Meade y Anaya, que hasta hoy no han dicho nada creíble del cómo lograrían realizarlas y como podría aterrizar sus ocurrencias López Obrador.