Mirna Yanira García Vargas: De aquí soy, por Virginia López

8 - Agosto - 2017 | 8:45 am


De aquí soy

Mirna Yanira García Vargas.

Premio estatal de poesía Efrén Rebolledo 2017

Por Virginia López

Solicito a los dioses que no sea un alimento para mi vanidad de escritora… dijo la autora de Raíz en la memoria, Yanira García Vargas al recibir y agradecer el Premio estatal de poesía Efrén Rebolledo 2017, que le fue entregado en el marco de la ceremonia inaugural de la Feria Estatal del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo, edición número 17.

La poesía nació con ella. Su deseo es que este premio sea el impulso para seguir bordando versos, sentada en el jardín, aunque las manos sangren cuando la aguja pierde la cadencia.

Su vida gira entorno a la palabra que logra transmutar la vida misma. Es traductora certificada por la Universidad de Nueva York, actualmente es Perito traductor del Poder judicial del estado de Hidalgo, de lo cual apunta, se siente muy honrada.

Mirna Yanira García Vargas nació en Pachuca en 1966. Se desarrolló en un ambiente literario poco fecundo en Hidalgo, hasta su encuentro con el maestro José Falconi, cuando floreció en los talleres literarios que el impartía. Ha publicado, con esfuerzo y determinación, los poemarios Lanza de Sol (1994), El viaje (2011), El fulgor espeso de la luna (2016) y Raíz en la memoria, que la hace merecedora del premio estatal Efrén Rebolledo 2017.

Asiste y se enriquece en los encuentros de escritores, de índole nacional e internacional. Fue becaria del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes, categoría Jóvenes creadores, 1994. Realizó círculos de lectura para el Consulado Nacional de México en Houston, con el propósito de fomentar el uso correcto del español en las comunidades migrantes.

Trabajar con las palabras es un oficio que le permite tender puentes, es una vocación que exige la entrega y el rigor de cualquier otro oficio. Manifiesta: ‘¡Que responsabilidad tan grande esa de conjurar la vida a través de las palabras! Por eso se requiere ser muy humilde… Hay que entregarse a la poesía con absoluta sensatez.’

Escribir, es tarea difícil en estos tiempos, expresó. En especial porque todo llama a lo práctico, a resultados precisos… ‘Trazar nuestra percepción del mundo sobre una hoja en blanco es muy complejo; además el quehacer de escribir, usualmente se considera una labor que han elegido los perezosos para librarse un poco del afán verdadero.’

En su discurso agradeció a las instituciones por el interés de reconocer a quienes decidieron embarcarse hacia las aguas fortuitas de la creación literaria, con quienes emprenden un viaje sin cartas de navegación en el que solo los puede guiar el verdadero amor y respeto profundo por lo que hacen. ‘Sobretodo, en un momento en el que el arte es tan necesario para sensibilizar a las generaciones laceradas por la violencia.’ Mencionó.