El poder de la pluma

22 - septiembre - 2016 | 9:05 am


foto-el-poder-de-la-pluma-introUn peso débil ayuda a las exportaciones

 Luis Kaim G.

Como bien dice Enrique Quintana, director general editorial de El Financiero, el mercado de pesos, se convirtió en la última década en un mercado de divisas importante. El volumen cotizado actualmente es el equivalente a 20 mil millones de dólares intercambiando diariamente, lo anterior permite efectivamente, que sea más fácil y rápido entrar y salir de ese Mercado. Muchos nos preocupamos porque el peso se está depreciando rápidamente, pero no encontramos una respuesta que se pueda dar por válida y como única.

El peso mexicano se ha convertido en un barómetro más eficaz con respecto a las posibilidades de una victoria de Donald Trump que las encuestas de opinión. Este auge del empresario neoyorquino se ha visto reflejado en el descenso de la moneda en el país que este señor Trump ha acusado de, exportar violadores y criminales; de quitarles el empleo a trabajadores estadounidenses y que según el candidato republicano, va a pagar los costos de la construcción de un muro fronterizo para impedir la entrada de los inmigrantes en EE. UU.

El auge de Trump en las encuestas de opinión muestra que, ya está empatado con Hillary Clinton, incluso, que la ha rebasado en algunos estados clave.

Lo anterior, no es el único factor que está afectando al peso mexicano, hay que tomar en cuenta que el peso es la octava moneda más negociada del mundo y que este año, se ha utilizado como una cobertura de venta en momentos de alta turbulencia contra otras posiciones de los mercados emergentes, tan solo en lo que va de este año, ha perdido cerca de 12 por ciento de su valor.

Otros factores que han afectado a la moneda, son, la incertidumbre sobre el incremento de las tasas de interés en el vecino país del norte, que se pueden dar de un momento a otro; además de las preocupaciones sobre el precio del petróleo, conforme los productores se preparan a inyectar más petróleo en los mercados ya saturados y un dólar más fuerte contra las otras monedas de los mercados emergentes.

Sin embargo hay que tomar en cuenta, de alguna manera, que un peso débil es un factor positivo para la economía mexicana. Muchos analistas toman en cuenta que un tercio del PIB proviene de exportaciones, las cuales son más competitivas con un peso débil.

Tanto los ingresos del petróleo en dólares y las remesas de los mexicanos en el extranjero, mismas que sumaron el año pasado 25 mil millones de dólares, valen más cuando el peso es débil.

Aunque ya se convirtió en una tentación culpar a Trump por el descenso del peso, el verdadero riesgo es la posibilidad de una presidencia Trump o Clinton que implemente medidas proteccionistas, que sin duda, dañarían la economía mexicana.

RÁFAGAS DE PODER:

José Antonio Meade causó buena impresión para aquellos viajeros que vieron al Secretario de Hacienda subirse al avión en vuelo comercial rumbo a Nueva York y en clase turista. En ese viaje lo acompañó el director general de PEMEX José Antonio González.

¿Se estará apuntando para el 2018 o dará la clásica respuesta, yo en este momento solo tengo tiempo de atender la Secretaria?

 

 

@lkaim